miércoles, 22 de enero de 2014

¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

Ahora sí... ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!...

No, no me he vuelto loca... No, no me he tomado nada raro... Tampoco se trata de un post que llega con retraso... Lo único que ocurre es que ya ha llegado mi final de año...

Hace unos días comente que el año no había acabado aún para mí, pero que pronto la haría... Pues ya llegó ese momento... Ahora sí puedo decir que se ha acabado...

Un año ya... Cada vez empleamos más esa frase hecha que dice, "El tiempo pasa volando", aunque eso solo significa que vivimos cada vez más deprisa. Sin embargo, este año que acaba de terminar resulta un tanto contradictorio... Resulta poco y, a la vez, mucho tiempo transcurrido... Poco porque parece que fuera ayer cuando se fue y, mucho porque un solo día sin él ya resultaba demasiado... Demasiado tiempo...

"El tiempo lo cura todo", se suele decir... Yo también solía decirlo. Sin embargo, ahora soy más partidaria de esta otra frase, "El tiempo no cura nada. Solo te acostumbra a la idea de que algunas cosas están cambiando y que debes aceptarlo." ¡Y vaya que si están cambiado! Pero no algunas sino todas...

De golpe y porrazo todo lo que habíamos construido se vino abajo, todo lo que soñábamos se desvaneció, y todos los proyectos que estaban en proceso se paralizaron... La luz se apagó, mi mirada cambió, y la respiración se volvió entrecortada... Solo ella podía ayudarme, y lo hizo...

Como "esa" luz que dicen que hay al final de "ese" túnel, brillaba ella... Nuestro sueño, nuestra ilusión, nuestra mejor creación, el fruto de nuestro auténtico y verdadero amor... Nuestra hija... Ella volvió a darme la vida, cuando consideré que la que tenía hasta el momento había acabado... Desaparecí al irse él, me marché y no sabía dónde me encontraba... Pero ella me hizo regresar... Volví a nacer, lo que en esta vez lo hice un tanto crecidita, y aterricé en un hogar con unos padres, un perro y ella... mi salvadora... mi hija... mi pitu... 

Llegué de nuevo luchando por ella y por los demás, sin saber que también había de luchar por mí. Creía yo que eso podía esperar... Pero mi pequeña me ha hecho entender que no puede ser así. Esa está siendo su misión sin saberlo. Ella dejó que me dedicara a sortear los baches más duros de esta nueva vida, sin yo pudiera ver el sentido de la misma para , poco a poco, hacerme entender que también hay hueco para mí, de manera individual, en este mundo y en mi nueva vida, nuestra nueva vida... Y digo nuestra porque sin ella nada tendría sentido...

Así que en ese camino ando. En el camino de la adaptación y creación de una nueva vida. Sé que eso no significa que no puedan haber nuevos baches, que a veces tenga algunos déjà vu de mi vida anterior que me dificultan el camino, o que tenga que lidiar con sentimientos encontrados. Todo eso lo sé. Pero siento la necesidad de reinventarme o, por lo menos, de intentarlo. Por ella, por él y por mí. 

Y sería injusta si no nombrase a mis padres, incondicionalmente a mi lado pase lo que pase y tenga el humor que tenga; a mi bruji, mi flaco y sus respectivos (los padrinos consortes, jeje); a mis amigas del patio del colegio; a mis Idem; a "mis vecinas" y a mi tete lindo; a mis primos que son muchos y todos maravillosos, canariones, conejeros, palmeros o tinerfeños, a todos porque solo con ellos puedo formar un CLAN, un TEAM, o incluso tenernos ENVIDIA COCHINA y que sea lo más divertido del mundo... A todos, ¡GRACIAS! Aunque, hoy el mayor, GRACIAS se lo deba a mi PEQUEÑA, hoy no quería, ni podía, dejar de nombrarles aunque fuese de forma general. Porque ustedes, los que me rodean y me conocen de verdad, los míos, mi gente, han estado, están y sé que estarán siempre ahí. Les adelanto que precisamente por este motivo, les estoy preparando un post en condiciones, pero me estoy esmerando en ello. Cuando esté a punto, saldrá a la luz... ;-)

Ahora toca hacer la lista de propósitos para el nuevo año, aunque hay tres que claramente encabezan la lista: - Aprender junto a mi pitu cómo volver a vivir. 
- Ser consciente de que no estoy sola. 
- Y recordar, como bien dijo Don Antonio ayer, que él sigue vivo, desde otra realidad pero sigue aquí. Aunque esto por suerte, mi corazón siempre lo he sentido así... 

Ya por hoy me despido y comienzo el segundo año de mi nueva vida con el propósito que lo resume todo, el de reinvetarme día tras día... 


¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! 

2 comentarios:

  1. Precioso Anita. Como tú. Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  2. Siempre tan atento Pablito. Yo también te quiero mucho.

    ResponderEliminar